Tfno.: 943 313 068

Artículo Técnico PRL: Situación actual de la formación en materia preventiva

Históricamente la formación en general ha sido vista desde dos enfoques: para algunas empresas es una inversión, fomentando aquellas áreas de trabajo deseadas y dotando de más y mejores recursos a los trabajadores. Para otras, lamentablemente, sigue siendo un gasto.

Cuando esta formación es en materia preventiva estos puntos de vista inciden directamente en la seguridad y salud de los trabajadores, por lo que es de vital importancia orientar adecuadamente el objetivo de la formación que no es otro que el trasladar un conocimiento que luego el trabajador debe aplicar en el día a día de su trabajo. Y en materia preventiva no olvidemos que la aplicación práctica de esta formación significa una reducción de la accidentalidad en la empresa.

Con la importancia que tiene, por lo tanto, la formación en prevención de riesgos laborales recordemos los requisitos a cumplir indicados por el art. 19 de la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales. La formación debe ser:

–  Suficiente

–  Adecuada

–  Teórica y práctica

–  Específica

 

Además debe impartirse a toda la plantilla, incluidos los temporales, y tener en cuenta la experiencia del trabajador que la va a recibir, así como su nivel cultural, capacidad de aprendizaje, etc. Y, por supuesto, estar impartida tanto por un formador acreditado (técnico de prevención intermedio o superior) como por una empresa acreditada (trabajador designado, servicio de prevención propio o Servicio de Prevención Ajeno). Tan sólo en estas circunstancias esta formación será válida legalmente.

 Asimismo, hay que cumplir también con lo establecido en los diferentes Convenios Colectivos, por lo que cada empresa se va a encontrar dos marcos normativos bajo los cuales definir su Plan de Formación:

–  Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales

–  Convenio Colectivo de aplicación

Sin olvidar en ningún momento el objetivo primero: transmisión de conocimiento y fomento de la cultura preventiva. Con este espíritu ya algunos Convenios (por ejemplo el de Construcción) prohíben la formación a distancia permitiendo tan sólo la formación presencial u online. Siendo este Convenio el tractor en materia de formación en prevención de riesgos laborales podemos vislumbrar el futuro de la formación en prevención: será una formación teórico-práctica presencial, a poder ser a pie de máquina o de obra cumpliendo así con todos los objetivos marcados: concienciación, aprendizaje y cumplimiento de las diferentes normas existentes.

FDO: MAIDER MARRUEDO

Responsable Área Formación de PREVENCILAN SL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *